Ya somos 25179 personas en Bolsa.com - 8 on-line

La corrupción salpica al gobierno español y lastra al IBEX

BM minilogo

Terminamos una semana en la que ha destacado el fuerte efecto que la inestabilidad política nacional puede ocasionar a los mercados. La corrupción política en España (caso “Bárcenas”, que salpica al presidente Rajoy) y la empresarial en Italia (Caso “Monte dei Paschi Siena” que hace lo propio con presidente Monti) nos recuerdan cuán expuestas se hayan las bolsas de los países de la zona Euro a los avatares de la clase política. Evidentemente los bajistas están de enhorabuena. Ya avisamos la semana pasada que en España quedaba margen a movimientos destacables, aunque siendo sinceros, cuando invitábamos a invertir a los bajistas no pensamos en una caída tan brusca como la experimentada por el IBEX el lunes.

Siguiendo con nuestro habitual análisis del recorrido semanal, y empezando por el otro lado del charco, asistimos a la buena sintonía de los índices de Wall Street tras finalizar el viernes en máximos de 5 años.  Los macro fueron de distinto signo: buenos datos de vivienda y actividad del sector servicios, y no tan buenos como los previstos en cuanto al paro y el dato de productividad. Aun así, diversas operaciones corporativas multimillonarias (destacando las de Dell y Liberty) han impulsado los índices estadounidenses, dejando al Dow Jones a un paso de los 14.000 puntos, aunque esta cifra se ha superado en ocasiones intradiarias.

Por su parte Europa, al margen de los escándalos en Italia y España, tenía su vista puesta en la reunión de ayer del BCE y la cumbre del Eurogrupo para decidir los Presupuestos del período 2014-2020. ‘Supermario’ mantiene tipos, aunque asegura que estará vigilante ante la fortaleza del euro. Su optimismo ante las masivas devoluciones por los bancos del dinero prestado en las LTROs contrasta con un inmovilismo sólo comparable al de la Fed de Bernanke, y poco importa que el precio ‘barato’ del dinero pueda volver a inflar una burbuja financiera como la que estalló en 2007. La postura férrea de Draghi tiene su correlativo en la austeridad obligada desde Alemania y apoyada por otros tantos países de la UE en la cumbre para decidir los presupuestos. El frente liderado por Italia y España, abogando por políticas de desarrollo paralelas a las de reducción del déficit, poco tiene que hacer.

Por lo que a España se refiere, los ecos de corrupción política llegaban hasta la mismísima presidencia del Gobierno. Si se confirmaran las sospechas y Mariano Rajoy (y la cúpula del Partido Popular) hubieran cobrado sueldos en dinero negro, difícilmente podría el Gobierno español continuar con sus políticas de “tijeretazo anti-déficit”. Un partido corrupto carece de legitimidad para imponer soluciones drásticas a sus votantes, hartos de asistir al enésimo caso de malversación política mientras soporta casi 6 millones de parados y el fin de la era del ‘Estado del bienestar’. De seguro veríamos arreciar las tensiones en el mercado de deuda, y más cerca el fantasma del rescate a España.

Los mercados reaccionaron el lunes. El IBEX perdía casi un 4% (la mayor caída en cuatro meses) debido a la mala digestión de fin de semana del caso “Bárcenas”. En sólo 6 sesiones, el patio madrileño veía dilapidado el 7% de beneficio acumulado en lo que va de año. Adiós a los 8.000. En el mercado de deuda, la prima de riesgo se disparaba en 30 puntos básicos justo a las puertas de una nueva subasta del Tesoro, saldada finalmente con éxito pero mayores costes de financiación.

El martes el selectivo recuperaba con fuerza los 8.000, cifra que parece querer mantener como primer suelo, sin perder de vista el rango de los 7.800-7.900 que antes fuera resistencia, para convertirse en soporte en el nada improbable caso de una nueva y decidida corrección bajista. Tendencia esta que, desvinculándola de los avatares políticos, encuadramos con mente fría en una natural corrección tras el rally vivido los últimos meses.

AVISO IMPORTANTE:

Informe confeccionado por http://bolsamercados.com/

Éste informe no supone asesoramiento bursátil de ningún tipo, sino una opinión experta e independiente. No contiene consejo de inversión o transacción alguna, de ningún título o producto financiero, sino opiniones o estudios propios, cuya finalidad es meramente informativa.

La inversión en los mercados financieros conlleva importantes riesgos y exige un adecuado conocimiento de los mismos, así como de sus características y demás factores intervinientes en el devenir de los precios. El lector ha de tomar sus propias decisiones en base a sus propios análisis y a la confrontación de datos.

0 Respuestas a “La corrupción salpica al gobierno español y lastra al IBEX”


  • Sin comentarios

Dejar un comentario