Ya somos 30761 personas en Bolsa.com - 8 on-line

Colaboraciones

Quiero agradecer a Vicens Castellano su profesionalidad, amabilidad y su disponibilidad para escribir este gran artículo para mi blog, relacionado con la importancia de la psicología a la hora de invertir en los mercados financieros. Este es solo un fragmento de gran calidad de lo que se puede aprender en sus seminarios gratuitos online así como en sus artículos. Muchas gracias Vicens:

 

EL JUEGO INTERIOR DEL TRADER

Cualquier deportista de élite lo sabe, frecuentemente la diferencia entre ganar y perder no se debe al físico, ni a la técnica, ni siquiera al equipamiento. Esas son variables importantes, pero a cierto nivel de competición lo que marca la diferencia es el juego interior que se desarrolla en la mente de los contendientes.

Ganarse a sí mismo, pactar con los propios miedos e inseguridades, con la falta de confianza y con la euforia, evitar autoderrotarse y seguir centrado en desempeñarse al más alto nivel, a pesar del resultado más inmediato, son tareas arduas a las que tienen que enfrentarse momento a momento.

En el mundo del trading nos pasa algo parecido. Es importante disponer de una buena técnica de análisis y de una precisa capacidad de ejecución, pero al final, el resultado viene determinado por factores psicológicos, y es que la capacidad de actuar a favor del mejor interés del trader, la gestión de sus respuestas emocionales, el desapego al resultado individual de una operación y la disciplina, son elementos fundamentales que despliegan su potencial en el terreno de la mente del operador.

Esa importancia se hace tanto más evidente cuanto más dominados están los elementos de tipo técnico. Saber tomar el pulso al mercado, comprender su estructura, identificar ventanas de oportunidad y gestionar correctamente el riesgo y la posición, son habilidades que cualquier persona puede desarrollar. Hay un conjunto específico y limitado de variables que permiten desempeñarse correctamente en estas áreas, y con cierta dedicación cualquier persona puede lograr un nivel de dominio más que aceptable.

El juego interior es algo completamente distinto. La capacidad de gestionar adecuadamente nuestras respuestas emocionales requiere un plan de trabajo muy diferente. No basta con la repetición de ciertos patrones, no es suficiente con hacer las cosas de determinada manera o insistir y ser tenaz. Dominar la propia mente es algo a lo que, generalmente,  no nos han habituado, y así, estamos acostumbrados a memorizar, a comparar patrones, incluso a manejar múltiples variables simultáneamente o a tomar decisiones en entornos complejos, pero no solemos saber qué pasa entre nuestras orejas cuando surge el miedo, no estamos acostumbrados a entender los motivos que llevan a que se nos acelere el corazón o nos tiemble el pulso.

La frustración, el miedo, la duda o la euforia, son respuestas emocionales que pueden destrozar los resultados de cualquier trader. De hecho están detrás de buena parte de las malas prácticas que llevan a la mayoría de participantes a perder.

 

 

Casi todos nosotros somos capaces de andar con bastante confianza por encima de un grueso tablón de madera de dos palmos de ancho, situado a ras del suelo, pero imagina que tienes que cruzar el mismo tablón suspendido entre dos edificios a 50 metros de altura. El tablón es el mismo, las habilidades físicas que tienes que manifestar son idénticas en su naturaleza, pero si el tablón está suspendido en el aire tu mente entra a jugar con mucha fuerza hasta el punto de incapacitarte para actuar correctamente. Anticipar consecuencias genera miedo, duda y temor, que pueden bloquear completamente tu habilidad para desempeñarte con corrección.

Tu sabes andar, de hecho lo llevas haciendo toda la vida, incluso te has demostrado que puedes andar por encima del tablón si está apoyado en el suelo. Un paso tras otro y sin dudar. No se trata de tu capacidad física, esa la tienes, si no consigues cruzar el tablón cuando este está a 50 metros de altura es tu mente la que interfiere en tu desempeño.

Este mismo mecanismo se activa cuando participamos en los mercados e imposibilita que los traders novicios operen correctamente. Tomar una operación perdedora suele encender la alarma del miedo y de la duda: ¿debemos tomar la siguiente operación? ¿En qué me he equivocado? ¿El sistema ha dejado de funcionar?

Desde ese estado no se puede operar. Si sientes miedo bloquearás tu capacidad de actuar correctamente así que lo mejor que puedes hacer es alejarte del mercado. No puedes operar desde el paradigma del temor porque tu mente interferirá en tu capacidad de análisis y de gestión.

Por otro lado todas las personas que se acercan a los mercado saben que pueden perder… ¿cómo conciliamos ambas cosas? Si perder despierta nuestro miedo y siembra la duda, y operar conlleva asociada la posibilidad de perder ¿cómo solucionamos esa ecuación?

El camino es sencillo, que no necesariamente fácil. Tenemos que aprender a dejar de temer la pérdida. Entonces el problema toma la siguiente forma ¿cómo dejamos de tener miedo a nuestras pérdidas? El camino sigue siendo sencillo: tenemos que comprender que el trading es un juego de números. Nosotros participamos en un entorno en el que puede pasar cualquier cosa. Para tener éxito en ese contexto necesitamos contar con una ventaja. Esta ventaja nos la da nuestro sistema, no porque nos permita “adivinar” qué es lo que hará el precio a continuación. El precio hará lo que tenga que hacer. Nuestra ventaja la tenemos porque hemos a prendido a identificar momentos en los que, estadísticamente, sabemos que las probabilidades están a nuestro favor. Esto quiere decir que cuando participamos contamos con ganar un porcentaje mayor de nuestras operaciones, o contamos con ganar una cantidad mayor de la que arriesgamos en cada operación. El resultado final es el mismo: la suma de lo que perdemos y la suma de lo que ganamos es positiva.

Operar con éxito en los mercados no pasa por “anticipar” lo que el mercado hará a continuación, sino por disponer de un sistema que identifique aquellos momentos en los que disponemos de una ventaja estadística. Es esa ventaja la que se encarga de hacernos ganar. Si ante determinado tipo de escenario la probabilidad de que el precio se desplace en nuestra dirección es de un 65%, y arriesgamos lo mismo que esperamos ganar, los números nos dicen que ganaremos 65 de cada 100 operaciones que tomemos. También nos dicen que perderemos el 35% de nuestras operaciones, es decir 35 operaciones en esa serie de 100. Si estamos ganando la misma cantidad que estamos arriesgándonos a perder, cada  bloque de 100 operaciones nos dará un resultado positivo neto menos comisiones de 30 (65-35=30).

El trader que ha comprendido esto ha dejado el miedo a un lado. Ya no le afecta el resultado individual de una operación. Da igual que esta sea ganadora o perdedora. Él sabe que cualquier operación tomada de forma individual tiene un resultado impredecible. Pero también sabe que si toma 100 operaciones obtendrá un resultado positivo neto (menos comisiones), en nuestro ejemplo, de 30.

La clave para una correcta gestión emocional pasa por aprender a pensar en probabilidades. Eso nos permite salir del paradigma en el que tenemos que “adivinar” qué hará el mercado y nos pone en disposición de centrarnos en un buen desempeño. Identificamos ventanas de oportunidad que nos dan una ventaja estadística y dejamos que los números jueguen a nuestro favor. Mantenemos el riesgo bien gestionado con nuestra política de Money Management, y el resto es mecánico.

No hay apego al resultado porque no pensamos en operaciones individuales sino en series de operaciones que están alineadas con nuestra ventaja estadística. Al estar fuera de ese paradigma podemos centrarnos en hacer un correcto análisis y una mejor gestión, evitamos asustarnos, presionarnos o atemorizarnos, y tampoco dejamos que la euforia se apodere de nosotros. Sabemos qué esperamos obtener y nos limitamos a actuar de forma disciplinada cada vez que el mercado nos da la oportunidad.

Ese es el camino para vencer en nuestro juego interior.

Vicens Castellano
Dtor. Ejecutivo de Traders International
www.tradingdefuturos.com

 

 

 

A continuación, la colaboración de Uxío Fraga, quien ha escrito este magnífico artículo sobre cómo comenzar en el complicado mundo de la Bolsa. Muchísimas gracias a Uxío por su compromiso y profesionalidad:

Novatos Trading Club, Empezar en BolsaHay dos tipos de motivos por los que puedes acercarte al mundo de la Bolsa:

  • Quieres hacerte millonario
  • Todos los demás

Si piensas que estoy siendo poco específico te diré que tienes razón pero que, en cualquier caso, da igual: Sea cual sea el motivo por el que te acerques a la Bolsa, acabarás queriendo hacerte millonario.

Es inevitable.

No sé si es porque la red (y no sólo la red) está saturada depublicidad engañosa, de rentabilidades del 1500%, de historias de mendigo a millonario y de amigos que tienen un primo que conoce a alguien que se compró un cochazo con lo que ganó en Bolsa. Qué mas da. El caso es que si no lo pensabas en un principio, tarde o temprano tú también lo pensarás: Quiero forrarme operando en Bolsa.

Si lo deseas puedes dejar de leer aquí, porque te voy a decir ahora mismo la clave de este artículo: Cuanto más pienses en forrarte menos probabilidades tienes de sobrevivir en la Bolsa.

Me alegro de que sigas leyendo, incluso después de decirte esta molesta verdad.

Ah, entiendo. Que no te molesta porque realmente la has aparcado en algún rincón de tu cabeza, pero tampoco le haces mucho caso. Al fin y al cabo, tú eres diferente.

No nos hemos entendido bien: Si piensas en forrarte te vas a estrellar, te vas a quedar sin un duro y encima lo vas a pasar mal.

 

¿Que por qué estoy tan seguro?

Bueno, en primer lugar, las estadísticas hablan: Más del 90% de la gente fulmina sus cuentas en pocos días. He dicho días, no semanas, meses o años.

En segundo lugar, porque irse de chulito por la selva suele ser un mal plan. Todo tipo de bichos te están mirando y están viendo su cena.

Tercero, porque, lo quieras admitir o no, lo que tú compras seguramente te lo esté vendiendo un profesional que dedica al menos ocho horas al día a especular de forma eficiente en los mercados, y uno de los dos se llevará el dinero del otro ¿Estás seguro de que vas a ser tú?

Estoy convencido de que vas pillando el concepto: Hay que ir con pies de plomo y, antes de repartir leña, hay que aprender a protegerse.

Así pues, lo primero es crearse un entorno medianamente seguro. Teniendo claro que vas a meter la pata una y otra vez, que vas a cometer todos los errores típicos, atípicos y nunca vistos o previstos, lo importante es que no te quedes fuera de juego por un mal golpe.

¡Atención! Crearse un entorno medianamente seguro no es otra cosa que ponerte unas determinadas reglas a ti mismo y cumplirlas. Ponértelas es fácil, cumplirlas es terriblemente difícil.

De todos modos, no todas estas reglas son igual de complicadas de respetar. Vamos a enumerar algunas de las reglas más importantes para estructurar tu plataforma segura:

 

No operes con derivados

El primer año céntrate en operar sólo con acciones.

Ya sé que la tentación es grande: Esas opciones binarias, esos futuros, esos CFD, esos warrants… ¡se puede ganar tanto dinero! (¿¡Pero no habíamos quedado en que no ibas a pensar en forrarte!?)

 

Pon siempre un stop loss

Ir de escalada está bien, pero con arnés puedes volver otro día. Esto del stop loss funciona igual.

(Más detalles sobre lo qué es un stop loss y cómo colocarlo pinchando aquí)

 

Respeta tu stop loss. Siempre

Esta es de las difíciles de verdad, sobre todo cuando se es novato.

Por si no habías caído en ello, esta regla implica que, si vas perdiendo, tienes que salir del mercado. Esta puede ser muy difícil de cumplir porque, si vas perdiendo, y te duele la pérdida, pero no haces nada, no mueves un dedo, en realidad estás saltándote tu regla. Te estás convirtiendo en un transgresor pasivo.

 

Controla tu gestión de capital

Calcula de antemano cuánto puedes arriesgar en cada apuesta (y, por lo tanto, perder) en vez de descubrirlo por las malas.

Este es un tema extenso. Más detalles aquí.

 

Anota todo lo que haces

Si quieres aprender de tus errores y no seguir cometiendo los mismos fallos una y otra vez, asegúrate de quedocumentas bien tus operaciones. Si pretendes pasar algún día a la fase de intentar ganar dinero (además de protegerte) no te queda más remedio que hacer los deberes. Si bien es cierto que, si los haces, es cuestión de tiempo de que consigas superar el umbral de la rentabilidad de forma consistente.

 

En resumen

Estos son mis cinco consejos. Te podría dar cincomil. Pero me importa más que te quedes con la esencia que con las recomendaciones puntuales: Tu misión es protegerte. Y, a partir de ahí, todo lo demás es echarle un poco de sentido común.

Para cualquier duda, me tienes en uxiofraga@novatostradingclub.com y, si te gusta lo que lees, debes saber que tengo muchos más artículos sobre estos temas y que incluso he escrito un libro de iniciación a la Bolsa.

Ánimo, disfruta y, sobre todo, ve con cuidado.

 

 

 

0 Respuestas a “Colaboraciones”


  • Sin comentarios

Dejar un comentario

Debes estar logueado para dejar una respuesta.