Ya somos 25904 personas en Bolsa.com - 12 on-line

Invertir a largo plazo ¿vía acciones o fondos?

Cristina

Luis García Langa. Agente Financiero de GVC Gaesco Palma de Mallorca

La historia ha demostrado  que, para quien quiera optimizar sus ahorros a largo plazo, la mejor opción es la renta variable, ya que a pesar de la volatilidad que presentan los mercados bursátiles, haciéndolo bien, diversificando y gestionando el capital, ésta se minimiza.

Las opciones más comunes para hacer esta inversión son los fondos de inversión, la compra directa de acciones y las aportaciones a planes de pensiones. Por lo tanto, hay que analizar los factores por los que un inversor se decidirá en utilizar alguno de ellos:

1. Diversificación:

Una de las claves para minimizar los riesgos en bolsa es la diversificación, entendiéndola como la inversión en varios activos poco correlacionados (cuando uno sube, el otro no lo debe hacer en la misma medida).

Los fondos de inversión y los planes de pensiones permiten la inversión en activos de cualquier lugar del mundo, del sector más atractivo y de la moneda con más potencial. Muchos de ellos no requieren mínimo alguno para suscribirlos, por lo que una cartera, incluso de poco capital, puede distribuirse entre las zonas con más potencial en el mundo.

Con acciones resulta más complicado. Aunque una buena plataforma de contratación permita comprar acciones de compañías ubicadas en cualquier parte del mundo, el dinero es limitado. Por lo tanto, hay que ceñirse a una cantidad de acciones determinada.

Por otro lado, es importante tener presente la correlación entre las acciones. La típica diversificación comprando acciones de Santander, Telefónica y BBVA no resulta efectiva debido a la alta correlación entre ellas, compartiendo incluso el mismo “riesgo país“.

2. Gestión profesional:

En principio, un buen equipo de una gestora de fondos y de pensiones tiene herramientas, conocimientos y recursos para analizar un sector o zona bursátil determinada. Por lo tanto, un inversor particular tiene un hándicap importante en este sentido. Tal vez alguién con conocimientos puede tener controlada la bolsa española, la europea y como mucho la norteamericana, pero es el menor de los casos, y además siempre le quedará pendiente algún análisis.

3. Seguimiento:

Evidentemente, con la tecnología actual resulta sencillo seguir el comportamiento de una cartera de acciones, tanto a nivel gráfico como fundamental. Pero los fondos de inversión y los planes depensiones no se quedan atrás: tanto en la web de la gestora como en externas, el partícipe puede ver la evolución del fondo, la composición de la cartera, los gastos, los gráficos, etc., de tal manera que puede movilizar su dinero en base a las zonas y sectores más atractivos.

4. Liquidez:

Aquí se plantea una clara ventaja para las acciones, pues éstas se pueden comprar y vender en tiempo real, incluso desde el móvil, colocando tipos de órdenes en base a las necesidades del inversor (limitadas, stops, OCOs, OSOs, Brackets…). Sin embargo, los fondos y los planes, siendo líquidos, no son tan ágiles como las acciones ni permiten la variabilidad en la tipología de órdenes.

Los planes de pensiones, por su parte, solo se pueden rescatar en determinadas circunstancias (diez años de antigüedad, jubilación, muerte, paro prolongado…), algo que para algunas personas con necesidades reales puede ser un inconveniente, pero a otras les habrá salvado la jubilación porque posiblemente se lo hubiera gastado en algún capricho.

5. Fiscalidad:

A partir de 2015, cualquier ganancia patrimonial (la generada por fondos o acciones) se integra en la base del ahorro. Sin embargo los fondos, planes de pensiones y acciones tienen una fiscalidad muy diferente entre ellos.

Los fondos ya parten con una ventaja: las ganancias que tienen en su operativa tributan al 1% (igual que las SICAVs), pero no es la única; además, están exentos los traspasos de fondos, es decir, la reinversión de un fondo en otro (incluso de diferentes gestoras) no tributa. La reinversión en acciones sí.

Esto que parece un simple diferimiento no lo es. En primer lugar, porque tal vez no se pagará nunca, ya que nadie puede calcular gastarse todos sus ahorros en vida. Además, a partir de este año, los mayores de 65 años no pagan por ganancias patrimoniales si lo reinvierten en una renta vitalicia.

Pero aún tributando algún día, los traspasos permiten diferir el pago de impuestos al momento más adecuado sin asumir riesgos de mercado (para compensar minusvalías, por cambios fiscales, etc.) además de lo importante y rentable que es la recapitalización del beneficio fiscal, es decir, lo que no se paga en impuestos va generando rendimientos adicionales.

Incluso los rentistas, los inversores que compran para cobrar dividendos, son penalizados fiscalmente sobre todo a partir de este año que se ha eliminado la exención de los primeros 1.500 euros cobrados. Cada vez que se cobra un dividendo hay que pagar un porcentaje a Hacienda (para 2015, un mínimo del 20%) y, además, lo descuenta del precio de la acción (realmente no se gana pero se paga a Hacienda). Por otro lado, realizar ventas parciales de un fondo de inversión soporta un pago fiscal residual (sólo la parte proporcional correspondiente a la rentabilidad).

Veamos un ejemplo: una persona que compra 50.000 euros de una acción y cobra un 3% de dividendo deberá pagar al menos 300 euros a Hacienda (20% x 1.500 Euros). Sin embargo, invirtiendo esa misma cantidad en un fondo de inversión, obteniendo un 3% de beneficios, al rescatar los 1.500 euros generados solo pagará a Hacienda 9 euros, pues vende una parte de sus participaciones que se han revalorizado un 3%.

Los planes de pensiones tienen las mismas características en cuanto a los traspasos, pero además todas las aportaciones anuales desgravan de la base imponible (con un límite de 8.000 euros). La parte negativa es que, al rescatarlas, todo lo cobrado (aportaciones+ rendimientos) se integra en la base imponible, algo que puede ser peligroso.

A modo personal, y pensando en el largo plazo, creo más adecuada la inversión en fondos de inversión, combinándola con planes de pensiones, ya que la única desventaja que tienen respecto a las acciones, (la facilidad de compra y venta), para inversiones a varios años no resulta relevante.

Resumen sobre la conferencia: Los motores de rentabilidad del 2015

Jaume Puig. Director General de GVC Gaesco Gestión

Invertir bien requiere no confundir valor con precio, siendo consciente, por tanto, que los precios de cualquier activo financiero (y de hecho, de cualquier bien que se negocie en cualquier mercado) pueden alejarse mucho de su valor correcto. Citas como “Sólo el necio confunde valor y precio” que popularizó el poeta Antonio Machado, o “El cerebro crea la realidad” del neurólogo Facundo Manes, ayudan a entender la idea de que los precios pueden distar mucho del valor y que, una vez están lejos, la sociedad tiende a justificarlos aunque racionalmente no sea posible. Esto hace que unos precios anormalmente altos o bajos puedan perpetuarse mucho más de lo que la lógica aconsejaría.

Hemos visto ejemplos recientes en mercados como el inmobiliario el año 2007, el del petróleo en el año 2012, o el del oro el año 2011. Burbujas, todas ellas, que ya hace tiempo que han estallado, pero que en ese momento, a pesar de no soportar ningún análisis financiero, se justificaban con argumentos tanto erróneos como que el precio de los pisos nunca baja, que el petróleo se acaba, o que el oro es un buen refugio. Quien se dejó llevar por la masa habrá perdido un 45% si compró una vivienda, un 58% si compró petróleo, y un 33% si compró oro.

En finanzas, el inversor que no piensa por sí mismo haciendo debidamente los análisis financieros no tiene ninguna posibilidad de éxito. Todas estas tres burbujas las pudimos anticipar públicamente mucho antes de que estallaran. Esto no es garantía de que acertamos las próximas, aunque lo que sí haremos es aplicar la misma metodología y la misma ortodoxia financiera que en aquellos casos.

Saber dónde invertir en 2015 implica conocer los desequilibrios actuales que pueda haber en los mercados financieros. Hemos analizado los cuatro mercados principales: Renta Fija, Divisas, Materias Primas y Bursátil.

  • El de Renta Fija está absolutamente desequilibrado y, de hecho, fue el único mercado que en 2014, lejos de converger hacia su correcto valor -en el centro del péndulo- continuó divergiendo hacia el extremo. Es este un mercado donde los tipos de interés, tanto los de corto como los de largo plazo no guardan ningún tipo de relación con la inflación subyacente, ni con la actual ni con la prevista. Todos son demasiado bajos fruto de un exceso de demanda que ha hecho subir los precios de los bonos hasta unos niveles fuera de toda lógica. Desde GVC Gaesco aconsejamos su venta, independientemente del tipo de bono: ni los bonos de los países de la Zona Euro, ni centrales ni periféricos, ni americanos, ni japoneses, ni de empresas de alta calidad, ni de empresas de alto riesgo, ni emergentes ni, por supuesto, alargar las duraciones. Es un mercado que, en estos momentos, resulta ideal para quien emite la deuda, pero no para el inversor que compra. La desaconsejamos absolutamente y creemos, además, que este 2015 puede ser el año en el que la burbuja de la Renta Fija estalle.
  • En cuanto a las Divisas, el dólar se situó en poco más de 7 meses desde muy caro frente al euro a bien valorado. La Divisa que permitió obtener una muy buena rentabilidad el 2015 ha agotado su potencial. Ha ido desde un extremo del péndulo hasta el centro. Hay otras divisas baratas frente al euro, como pueden ser el yen japonés y algunas de los países emergentes. También hay divisas a vender, por ser muy caras contra el euro, como el franco suizo (especialmente tras el fuerte movimiento que ha tenido este mes de enero al sacar el Banco Central Suizo el tapón a la cotización de su divisa) y el dólar australiano.
  • En cuanto a las Materias Primas, creemos que seguirán en niveles bajos después de sus fuertes descensos. La gran caída de las Materias Primas se fundamenta en el hecho que la oferta ha crecido mucho más que la demanda, la cual continúa creciendo. Por ejemplo Australia, primer país exportador de mineral de hierro del mundo, ha pasado de exportar 427 millones de toneladas métricas en el año 2019 a 613 en 2013; un 43,5% de aumento. No es de extrañar que el precio del hierro haya caído desde los máximos de 192 del año 2011 hasta los 63 actuales. En cuanto al petróleo, EEUU ha aumentado mucho su producción en los últimos años, en lo que se llama shale oil explotado con la técnica del fracking. Los países productores convencionales de petróleo nunca se habrían esperado que con esta revolucionaria técnica de extracción se pudiera producir tanto de petróleo como el que hoy ya se quita. Los ha sorprendido hasta el punto de considerarlo una grave amenaza. ¿Qué pasaría si esta técnica se propaga aún más por EEUU ?, o si se propagara por el resto del mundo ?. Los principales países productores no han parado de bombear petróleo cada día, como habrían hecho en otras ocasiones para detener la caída del precio del petróleo. Todo lo contrario, siguen produciendo al máximo nivel. La consigna es clara: hacer que el precio del petróleo caiga por debajo del precio de coste del fracking para que deje de explotarse partes. El coste del fracking es muy heterogéneo y bajará más en el futuro cuando la tecnología vaya mejorando. El precio del petróleo a 80 dólares el barril no hace ningún daño al fracking, se necesitan hoy precios por debajo de 60 dólares para que esta técnica deje de utilizarse. Si bien el precio del petróleo no debería bajar mucho más de donde hoy se sitúa, también es cierto que el fracking actúa como tapón, por lo que si volviera a subir el precio, volverían a poner en marcha la producción.
  • Por último, en cuanto a las Bolsas, hay que decir que es aquí donde se encuentra el auténtico motor de rentabilidad actual. Las empresas están en un momento muy dulce, con las ventas en máximos históricos, con unos costes laborales muy ajustados y con un creciente componente variable, con unos costes financieros en mínimos históricos dados los bajos tipos de interés, con unos costes de producción y de transporte muy bajos debido a la bajada del precio de las materias primas, con claras mejoras tecnológicas e implantación exponencial de la robótica a los centros de producción y, finalmente, si son empresas de la Zona Euro, con una nueva situación del euro que les proporciona una ventaja clara a la hora de exportar que no ha existido en los últimos años. Después de analizarlo desde vertientes muy diferentes, tres son las zonas bursátiles del mundo que entendemos que están en una mejor posición de cara al 2015: La Zona Euro, la Zona del Sudeste Asiático y Japón. Todas ellas son bolsas actualmente muy baratas, donde las empresas registran fuertes aumentos de beneficios y todas se ven muy favorecidas por el nuevo rango del precio del petróleo. No se ven hoy factores geopolíticos de alcance suficiente como para poder tumbar unos mercados bursátiles que se encuentran muy sólidos, de la mano de la fortaleza de los márgenes y de los beneficios empresariales. No se trata del QE del Banco Central Europeo -que es un mero detonante y no una causa de la subida de las borses-, los acontecimientos de Grecia sólo afectan a la propia Grecia, y han dejado de tener ese elemento de contagio que sí se produjo hace aproximadamente unos tres años con la crisis de la Zona Euro.

Cuando los factores económicos son sólidos, los factores geopolíticos pasan a un segundo plano. Ciertamente, durante el año habrá cinco o seis episodios de caída temporal de los mercados bursátiles, como es habitual. Creemos que aquel inversor que no tenga hoy Renta Variable, deberá decidirse por comprar ahora o bien para hacerlo en cualquiera de estos momentos de ruido para obtener una rentabilidad adecuada en el año 2015.

En mayor o menor medida, en función del perfil de cada inversor, la Renta Variable será el auténtico motor de rentabilidad del año 2015.

Perspectivas financieras. Los motores de rentabilidad del 2015

Hoy, 5 de febrero, a las 18.45 horas, organizamos una conferencia donde presentaremos cuáles son las perspectivas financieras para el año que acaba de empezar.

De la mano de Jaume Puig, Director General de GVC Gaesco Gestión, profundizaremos acerca de los motores de rentabilidad del 2015 en el Auditorio y Centro de Convenciones Axa L’Illa Diagonal, después de que la Presidenta del Consejo de Administración de GVC Gaesco, Mª Àngels Vallvé i Ribera lleve a cabo la apertura del evento. Finalmente, al concluir la charla del Sr. Puig, se ofrecerá un cóctel a los invitados.

Para asistir presencialmente es necesario enviar un mail a productosyservicios@gvcgaesco.es.

Al finalizar la conferencia se les entregará a todos los asistentes unas ideas de inversión para rentabilizar el ahorro este 2015.

¿No puedes asistir? ¡Síguela en directo!

Si quieres estar informado en todo momento y/o opinar, síguenos en Twitter:  @GVCGaesco  y utiliza el siguiente hashtag:  #motores2015

¡Te esperamos!

Simple lógica empresarial

Jaume Puig. Director General de GVC Gaesco Gestión.

Este pasado mes de enero ha sido bursátilmente muy remarcable. El principal índice de la zona euro, el Eurostoxx50, ha tenido un gran comportamiento, subiendo más de un 7% en el mes, y la bolsa alemana ha alcanzado sus máximos históricos. Esto ha sucedido a pesar de que en el mismo período la bolsa norteamericana ha caído alrededor de un 2%, contradiciendo a aquellos que pensaban que no era posible una subida de las bolsas de la zona euro sin una subida simultánea de la bolsa norteamericana; también, de que en Grecia Syriza ha ganado las elecciones con mucha claridad; y, a pesar, finalmente, de que con el esperado anuncio del Banco Central Europeo hecho realidad, el mercado no ha caído con la noticia, como reza el refrán. Existe hoy mucho inversor desconcertado que busca explicaciones a lo sucedido: que si el viejo efecto enero, que si el efecto Draghi, el cual con sus medidas no convencionales habría distorsionado el mercado, etc. Para mi todo es bastante más sencillo.

Respecto a la diferenciación entre la bolsa norteamericana y la europea basta decir que la diferencia está en la nueva y más justa cotización del dólar frente al euro. Aquella ventaja competitiva que tenían las empresas norteamericanas con un dólar bajo, la están perdiendo en detrimento de las empresas de la zona euro o japonesas, por ejemplo, cuya divisa ahora les favorece. El inversor que, por ejemplo, compraba Boeing, ahora compra Airbus, quien compraba Caterpillar ahora compra Komatsu, o quien compraba Goodyear ahora compra Michelin o Bridgestone. Las tasas de crecimiento de los beneficios empresariales para el año se han invertido, de forma que si el año pasado el crecimiento de los beneficios empresariales fue mayor en EEUU que en la zona euro, este año 2015 es justamente al revés, el aumento de los beneficios de las empresas de la zona euro superará al de EEUU. ¿Con un crecimiento mayor y con unos múltiplos de valoración menores, puede extrañar a alguien que la bolsa de la zona euro lo haga mejor que la norteamericana?

En relación a las elecciones griegas tres apuntes. En primer lugar el resultado fue el pronosticado por las encuestas, no habiendo sorpresa alguna. En segundo lugar Grecia ha perdido toda capacidad de contagio dentro de la zona euro. Ya en el año pasado su bolsa cayó un 29% mientras la bolsa de la zona euro subió, y los tipos de interés del bono a 10 años griego superaron el 9% mientras que los bonos de los países periféricos bajaron hasta situarse en niveles inferiores al 2%. Si no hubo contagio entonces, cuando ya se sabía que se iban a celebrar elecciones ¿porque iba a haberlo ahora? El problema es ahora griego, es decir del 1,8% del PIB de la zona euro, no de la zona euro en su conjunto como hace unos años. En tercer lugar, existe una parte importante del mercado que está de acuerdo con Syriza en lo referente a relajar las políticas de austeridad. No son pocos los que piensan que si ha sido la mala situación económica la que ha deteriorado las finanzas públicas, sólo la recuperación económica puede recuperarlas, favoreciendo por lo tanto aquellas medidas que faciliten la recuperación pese a que a corto plazo aumenten los ratios de deuda pública. ¿A quien puede sorprender pues que los mercados no coticen el problema griego?

Respecto a la decisión del Banco Central Europeo, quiero que se comprenda que no es la causa de nada, sino únicamente un detonante. Las bolsas no suben porque el BCE vaya a comprar renta fija pública y privada, ¡si al menos comprara bolsa! Los múltiplos de valoración de las empresas de la zona euro son inferiores a sus medias históricas e inferiores a los que hoy les corresponde. Lo que propicia la acción del BCE es  únicamente que se normalicen los múltiplos, acercando con ello las cotizaciones al correcto valor de las empresas, no que las acciones coticen por encima de su valor.

Siento defraudar a los bajistas, pero el auténtico motivo por el cual las bolsas siguen subiendo es por que las cotizaciones no recogen aún los elevados y crecientes beneficios que las empresas obtienen.Hay quien pensará que soy un alcista empedernido, créanme que no es así, si bien les digo que no pienso renunciar a ser alcista mientras las cotizaciones de las empresas sean muy inferiores a su valor real, es decir, mientras el vaso esté lleno.

Artículo publicado en La Vanguardia – Sección Dinero del pasado 1 de febrero de 2015

¿Quieres conocer cuáles serán los motores de rentabilidad de este 2015? Este jueves, 5 de Febrero, a las 18.45h, conferencia de Jaume Puig sobre mercados financieros.

¡No te la pierdas! Plazas limitadas. Apúntate haciendo clic aquí.

Plan de Ahorro para la Jubilación: Prioridad del presente, pensando en el mañana

Mallorca_ahorra

Xavier Bergé. Responsable de la Correduría GVC Gaesco. Responsable comercial negocio Pensiones.

Hoy en día es una realidad la necesidad de tener un ahorro complementario a la prestación de la Seguridad Social. Una realidad que conocen perfectamente todas aquellas personas que ya cobran su pensión y ven las dificultades que existen al no disponer de un ahorro complementario.

Hay que tomar decisiones cuanto antes para desarrollar un Plan de Ahorro y establecerlo como una prioridad del presente pensando en el mañana. Ahora ya no vale con decir: “el día de mañana ya veremos…”.

Ciertamente, es conocido por todos el hecho que las Pensiones Públicas se reducirán en el futuro, por lo que es el momento de potenciar las aportaciones periódicas a los Planes de Pensiones, en especial entre los más jóvenes cuya capacidad de ahorro es limitada.

La complejidad del entorno, con cambios normativos constantes, con mucha oferta de producto y con unos mercados financieros difíciles de gestionar hace que la figura del Agente Financiero sea vital para informar al cliente de forma transparente y rentable en cada fase del proceso del Plan.
Exiten tres fases importantes en la planificación del ahorro para la jubilación:

  • Una primera fase de acumulación, donde es necesario rentabilizar al máximo las aportaciones.
  • Una fase de consolidación del ahorro acumulado.
  • La gestión del cobro de la prestación.

Éstas las principales variaciones respecto al 2014 en materia de planes de pensiones:

Se han reducido las aportaciones máximas fiscalmente deducibles:

Aportaciones Hasta 31/12/2014 Desde 1/01/2015
Menor de 50 años 10.000 € 8.000 €
50 años o más 12.500 € 8.000 €
  • Se abre una nueva ventana de liquidez para poder cobrar el Plan:
Hasta 31/12/2014 Desde 1/01/2015
No se podía recuperar el dinero del Plan hasta la jubilación o en supuestos de gravedad tales como paro de larga duración o enfermedad grave. Se podrá recuperar el plan con una antigüedad de las aportaciones de 10 años.A partir del 1/1/2025 se podrán hacer efectivos los derechos consolidados de aquellas aportaciones realizadas hasta el 31/12/2015 con sus correspondientes  rendimientos.
  • Se reduce la posibilidad de desgravación a la hora de cobrar el Plan de Pensiones
Año en que sucedió la contingencia (jubilación) Plazo máximo para cobrar con reducción del 40%
2010 o anterior 31/12/2018
2011 31/12/2019
2012 31/12/2020
2013 31/12/2021
2014 31/12/202
2015 ó posterior 31/ diciembre de ese año + 2 años

Para concluir, tan solo destacar que este año el comportamiento de los mercados de Renta Variable se estima sea bastante favorable. Si ello es así, ¿por qué esperar a hacer la aportación a finales de diciembre cuando la rentabilidad ya esté consumada y se desaproveche ese rendimiento?

Infórmate de los Planes de Pensiones de GVC Gaesco haciendo clic aquí.

GVC Gaesco participa en la OPV de AENA

Aena 2

GVC Gaesco Valores, S.V., S.A. forma parte del sindicato de entidades financieras que participan en la próxima Oferta Pública de Venta (OPV) de AENA, una de las mayores salidas a Bolsa de los últimos años.

AENA, el operador aeroportuario, presentó en 2013 ingresos y resultado bruto de explotación (EBITDA) y beneficio neto de aproximadamente 2.877, 1.610 y 497 M. Eur, respectivamente, en un contexto de aumento del tráfico aéreo que culminó con 196 millones de pasajeros transportados enla red de AENA.

El proceso de privatización de AENA sucederá en dos fases:

  1. Selección de un núcleo duro que adquirirá acciones equivalentes al 21% del capital social;
  2. OPV del 28% de las acciones de la Compañía.

El período de suscripción de la OPV se extiende del 26 de enero hasta el 6 de febrero, con una petición mínima de 1.500 Eur y una máxima de 200.000 Eur. 

No esperes más. Infórmate llamando al  902 237 237 o contactando con tu  agente financiero.

Folleto Informativo y su Resumen registrados en la CNMV.

Los Motores de Rentabilidad del 2015

¿La estabas esperando? ¡Ya la tenemos aquí!

El próximo jueves, 5 de febrero, a las 18.45h tendrá lugar la conferencia de Jaume Puig: “Los motores de rentabilidad del 2015” en Barcelona.

#motores2015 - 05.02.2015

Lugar: Auditorio AXA, situado en L’Illa Diagonal.

  • 18.45h – Bienvenida a cargo de la Sra. Dª Mª Àngels Vallvé, Presidenta del Consejo de Administración de GVC Gaesco.
  • 19.00h – Conferencia a cargo del Sr. D. Jaume Puig, Director General de GVC Gaesco Gestión.
  • 20.00h – Cóctel.

Durante esta sesión, Jaume Puig, nos dará su visión sobre los motores de rentabilidad en este 2015, un año de grandes divergencias pero con buenas perspectivas financieras.

¿Quieres estar informado en todo momento y/o opinar? Síguenos en Twitter: @GVCGaesco y utiliza el siguiente hashtag: #motores2015

Para asistir, tan sólo es necesario entrar en www.grupo.gvccgaesco.es / Aula de formación y registrarte. Aún más fácil, clica aquí y accede directamente.

No te lo pienses más, las plazas son limitadas.

¡Te esperamos!