Ya somos 23270 personas en Bolsa.com - 9 on-line

Gestión de trading: Autocontrol como clave del éxito

 

Una vez escuché que lo peor que le puede pasar  a una persona en la primera vez que va a  jugar a un casino es ganar una cantidad importante de dinero,  haber realizado muchas jugadas o partidas, es decir que tenga la “suerte” de que apostando 50€ en por ejemplo la ruleta obtenga un premio de 15.000€. Desde ese momento, si no controla su conducta y racionaliza que ha sido  sólo el puro azar en una apuesta arriesgada en donde la estadística no está de su lado (probabilidad de 1 entre varios millones), va a tener un serio problema. Que en casos extremos de trastorno de control de impulsos genera una de las patologías de mayor prevalencia que existen en las sociedades occidentales.

 

En el mundo de la Gestión de Activos financieros ocurre lo mismo, y sobre todo cuando se está trabajando con productos apalancados. Si tenemos la “suerte” de “jugar” las primeras veces que estamos haciendo Trading, y no hemos realizado un análisis del mercado y un plan de Money Managment riguroso en el que contemplemos objetivos entrada y salida, perdidas máximas diarias, etc..Enganchamos un movimiento fuerte del activo subyacente (vamos muy apalancados) y  gracias a ello obtenemos un rendimiento que consigue incrementar en más de un 50% nuestra cuenta, estamos casi condenados a entrar en Drowdawn total en no menos de 3 meses (tiempo que estiman los Brokers que un inversor particular sin experiencia y con una cuenta de no más de 15.000€  tarda en dejarla a cero).

 

Si alguna vez te has tomado la molestia de calcular como puede recuperarse de una perdida del 50% de su cuenta, te habrás percatado que tienes que incrementarla en un 100% para volver al estado inicial de la misma.

 

No siempre tenemos que estar en mercado, de hecho en ocasiones es totalmente aconsejable estar en liquidez. Si no vemos clara la posición a tomar, no la tomamos, ya habrá más ocasiones para ello, tienes muchos años de Trading por delante, o no, dependerá de tu gestión (NO OLVIDARLO JAMÁS).

 

Para poder generar rendimientos continuos y estables haciendo Trading hay que establecer una Planificación Estructurada con los objetivos a conseguir en nuestra actividad, anotando cada una de las posiciones, las entradas, salidas, Stoploss, y lo que es más importante hacer una reseña de por qué se ha tomado esa posición (todo esto se puede hacer fácilmente con una tabla de Excel). Debemos ser rigurosos y constantes, no haciéndonos trampas, que a lo único que conllevan es a no conseguir los objetivos inicialmente propuestos.

 

Dentro de este proceso de normalización del Trading es donde entra en juego el control de estímulos y el refuerzo diferido en el tiempo para la consecución de los objetivos previamente marcados. El Trader debe ser capaz de dominar sus impulsos ante la esperanza de resultados mayores en el futuro.

 

A continuación quiero reflejar un estudio clásico de Psicología sobre control de impulsos, el cual es revelador en sus resultados y sus conclusiones son fácilmente extrapolables al Trading: En los años 60 el Psicólogo Walter Mischel realizó un estudio en el cual colocó un MarshMallow (una golosina) al alcance de un grupo de niños de cuatro años, explicándoles que podrían cogerlo ahora o esperar unos  cuantos minutos y coger dos. Tras catorce años de seguimiento, Mischel descubrió mediante un observación longitudinal, que los  niños que habían cogido el MarshMallow (impulsivos) de adultos tenían baja autoestima y umbrales bajos de frustración y en general tenían trabajos de  más baja cualificación, mientras que los que habían esperado a la recompensa de los dos MarshMallow,  se habían convertido en personas socialmente más competentes y con mayor éxito académico y profesional.

 

En las personas con Autocontrol su toma de  decisiones está basada en criterios de razón, y no en la satisfacción de los estímulos inmediatos.

 

 

 

 

Sistemas automáticos, ese gran desconocido.


Los sistemas automáticos de trading, son una de las maneras de hacer trading más desconocidas por el amplio público, cuando en realidad son una opción muy viable para solucionar ciertos problemas que genera la operativa manual, tales como la falta de disciplina, el factor emocional y el Money Management .

A la hora de desarrollar un sistema existen múltiples interrogantes, pero quizá, el más claro sea en base a que parámetros se crea. La mayoría de sistemas (y la totalidad de ellos utilizados por particulares) están basados en análisis técnico y dependiendo de qué indicadores usen se engloban en una clasificación u otra. En primer lugar, los tendenciales, tratan de buscar una tendencia y dejar correr los beneficios, aunque suelen perder tanto el primer tramo de tendencia como el último, como característica principal positiva tienen un ratio de ganancia/pérdida (profit factor) muy elevado y como aspecto negativo, un draw down largo en periodos laterales. En contraposición los sistemas antitendenciales, buscan movimientos en el precio para posicionarse en contra, buscando correcciones de precio, suelen tener un profit factor inferior a los tendenciales, pero su draw down también es menor y aparece en situaciones de tendencia. Por último los sistemas de explosiones de volatilidad, buscan mediante indicadores de volatilidad una contracción de la misma para aprovecharse cuando se vuelva a expandir abruptamente.

Como conclusión al saber que los tendenciales son los más rentables, mucha gente piense que lo mejor es desarrollar un sistema tendencial, sin embargo la solución óptima es el desarrollo de una cartera de sistemas, tratando de diversificar al máximo entre los tipos existentes ya que la combinación de estos tapa las carencias que tienen a nivel individual y permite un mayor apalancamiento, ya que reduce el draw down general debido a que es muy improbable que todos nuestros sistemas tengan la máxima perdida a vez sobre todo si están descorrelacionados como por ejemplo un sistema tendencial y uno antitendencial.

 

Pensamiento Ganador

Al iniciarse en el mundo de la gestión de los activos financieros es de vital importancia realizar un análisis serio y riguroso de nuestra competencia, tanto de conocimientos como psicológica, que nos permita afrontar con garantías las situaciones de alta incertidumbre a las que nos vamos a exponer.

 

Y no es suficiente con quedarnos con un análisis superficial de nuestra valía con cuestionarios normalizados que operativamente sólo sirven para que el intermediario financiero determine la validez formal para entrar en el mercado. Debemos ir más allá, debemos realizar una evaluación pensamiento-conducta que nos indique cómo afrontamos las situaciones en nuestra vida diaria, ya que ello nos va a permitir poder hacer una extrapolación fiable a la toma de decisiones en activos, ya que si por ejemplo presentamos un alto grado emocional asociado a una situación (Euforia, frustración, etc.) deberíamos alejarnos de los productos excesivamente apalancados, o de lo contrario nos convertiremos en una “Noria emocional”.

 

Aunque pueda parecer lo contrario, la Inteligencia Emocional, y en definitiva la gestión correcta de las emociones son claves para entender el comportamiento humano, para interrelacionarse de manera correcta e incluso como adaptación y supervivencia. No olvidemos que es vital dar significado emocional a los recuerdos almacenados en el hipocampo. Pero debido a su influencia en la gestión del pensamiento cuando estas se desbordan, si queremos inicialmente ser eficaces en la gestión del trading, deberemos supeditarla a los hechos objetivos. La mejor manera que se me ocurre para representar una situación de éxito es que inicialmente funcionemos como un sistema automático normalizado, pero por supuesto con el tiempo nuestro sistema debe mejorar, y aquí el papel que juega la gestión emocional es clave (control eficaz)

 

Lo primero que tenemos que entender es que nuestra base de comportamiento es estable temporalmente, siempre que se repita el mismo estímulo que la origina, ya que nuestra cognición tiene estructuras mentales que procesan la información y son estas las que determinan una conducta adecuada y específica.

 

Esta ampliamente demostrado que el pensamiento precede a la conducta, y que si queremos cambiar esta última tendremos que actuar sobre la cognición, ya que de lo contrario no es duradera en el tiempo. Todos podemos hacer un acto de recordatorio de aquellas situaciones en las que hemos actuado de manera distinta a como hemos pensado o en contra de nuestras ideas, y sabemos que esa conducta no se ha sostenido en el tiempo.

 

Si queremos ser eficaces en nuestra gestión en activos financieros, nuestro raciocinio debe dominar a las emociones subjetivas e irracionales, ya que en un primer momento lo único que producirán es distorsión en la toma decisiones. Y si no, piensa cuantas veces te has creído el mejor Trader por haber “acertado” 4 posiciones seguidas o te has hundido por fallar posteriormente otras 4. Racionaliza: los Traders de éxito aciertan 1 de cada 3 posiciones, pero la clave es que minimizan las pérdidas en las erróneas y maximizan las ganancias en las pocas que son ganadoras.

 

Como nuestro objetivo es mecanizarnos, a continuación os detallaré 4 puntos iniciales que considero básicos que se apliquen siempre en nuestra gestión, independientemente del activo o la metodología de entrada:

 

  1. Toda toma de posición debe estar basada en un criterio objetivo,  mediante un análisis (Indicadores, Gráficos, etc.) del activo. Nunca se tomará una posición de manera impulsiva o porque si. NUNCA.
  2. Toda toma de posición debe ser coherente con nuestra cognición y pensamiento que nos lleve a tomar una conducta consonante. La disonancia sólo provocará un conflicto que irremediablemente repercutirá en respuestas fisiológicas aversivas: Ansiedad no adaptativa.
  3. Es imprescindible apuntar todas y cada una de las posiciones tomadas en una tabla de control. En ella describiremos el por qué hemos realizado la operación y el Stoploss asociado. SIEMPRE.
  4. Mantendremos la posición siempre que el análisis, ya que recordemos que hemos realizado la operación en base a un criterio objetivo, mantenga las causas iniciales.

 

    Psicología y Sistemas Automáticos

    La gestión de activos financieros, como todas las disciplinas, tiende a la evolución del conocimiento y a la interrelación con otras áreas o materias que le puedan aportar valor. En los últimos años está surgiendo una corriente, muy extendida en EEUU, en la que se intenta aplicar el proceso cognitivo y emocional en la toma de decisiones y al mismo tiempo generar un sistema automático basado en unos parámetros concretos.

    Es una corriente que va mucho más allá del análisis técnico o fundamental de los activos.Una de sus raíces está en uno de los paradigmas dominantes en Psicología, el Cognitivo-conductual , donde se estudia cómo se procesa la información (input), su transformación y su reflejo en la conducta (output). Este paradigma surge a raíz de los primeros ordenadores, sirviendo como metáfora para explicar los procesos cognitivos o internos en paralelo y cómo las estructuras mentales existentes sirven para acomodar la nueva información procesada.

    De gran relevancia en el panorama psicológico es la gestión eficaz de las emociones (Inteligencia Emocional) como forma de adaptación a las situaciones que nos rodean. Cada vez más, se está trabajando de manera empírica, con resultados que demuestran la vital importancia de las emociones, en la capacidad del individuo en el proceso de toma de decisiones. Para ratificar su importancia en el tratamiento y evaluación simplemente detallaré que la temida ansiedad es una respuesta emocional.

    La otra raíz, con la cual forma una sinergia positiva la psicología cognitivo-conductual y la inteligencia emocional, son las matemáticas, y su capacidad para generar programas “inteligentes” que permitan tomar decisiones sistemáticas, en base a estímulos objetivos que desencadenen una respuesta adecuada. Esto genera lo que muy probablemente se convertirá en el futuro del trading, los sistemas automáticos, ya que está demostrado que las maquinas, en función de un árbol de decisión idéntico a un ser humano, obtienen mejores resultados, debido a no estar sujetas a emociones y su consecuente respuesta psicosomática.

    He visto a mucha gente tomar decisiones precisas y favorables en cuentas demo, pero cuando lo han tenido que hacer con dinero real, parecían muñecos sin capacidad de reacción ante el más mínimo Drawdown, es decir se habían bloqueado ante una situación que les generaba estrés patológico. Hecho que jamás le habrá ocurrido a una maquina, ya que su único fallo habrá sido no estar correctamente programada o parametrizada.